Las condiciones generales

Una póliza de seguro es un contrato o acuerdo entre una compañía de seguros y tú (el asegurado-la asegurada).

El contrato se compone de dos documentos principales, la declaración de póliza que contiene tu información, es decir, nombre, dirección, etc.; la prima que pagaste y los planes o coberturas seleccionados.  El otro documento son las Condiciones Generales que contiene los detalles de cómo, cuándo, bajo qué condiciones, etc., se proporcionarán los beneficios y servicios objeto del contrato.

Hay cuatro puntos importantes de las Condiciones Generales de la póliza que hay que tener en cuenta: los beneficios, las exclusiones, los términos & condiciones y las definiciones. Velos como partes que trabajan juntas y no de forma independiente cuando se trata de analizar el evento específico que conduce a una reclamación.

Los beneficios – Explican en detalle lo que está cubierto por tu póliza de seguro. Es lo que se obtiene a cambio del pago de la prima y de la suscripción del contrato de seguro.

En la descripción de cada beneficio puedes encontrar el detalle de las cantidades y servicios prestados en cada caso. Los beneficios habituales del Seguro de Viaje incluyen, entre otros, el pago de honorarios médicos y facturas hospitalarias relacionados con una emergencia médica; la restitución de gastos de viaje; el pago de la suma asegurada en caso de fallecimiento accidental, etc., cada uno dependiendo del plan que compres.

Las exclusiones – Se refieren a personas, cosas o circunstancias que están excluidas de la cobertura. Se mencionan claramente como tales y los encontrarás en secciones y subtítulos específicos en las Condiciones Generales.

Encontrarás dos tipos de exclusiones: las exclusiones específicas del plan que adquiriste, por ejemplo: exclusiones al plan de Gastos Médicos de Emergencia en Viajes; las del plan de Cancelación e Interrupción de Viaje, etc., y las Exclusiones Generales que se aplican a todos los planes. Asegúrate de leer todas las Exclusiones Generales y las específicas a tu plan.

Cuando leas las exclusiones, verás que son bastante razonables. La clave es entender cómo y cuándo podrían aplicarse en tu caso particular.

Aquí algunos ejemplos:

  • Persona: Un bebé nacido durante un viaje cubierto por la póliza queda excluido de la cobertura mientras que la madre sí está cubierta.
  • Cosas: Los anteojos o lentes de sol, los aparatos electrónicos, documentos, joyas, etc., están excluidos en la Cobertura Opcional de Equipaje.
  • Circunstancias: Tratamiento o servicios médicos proporcionados en una clínica de rehabilitación, SPA o centro de convalescencia.

Los términos y condiciones – Describen las reglas que se aplican al contrato de seguro. Son legalmente vinculantes y no negociables por lo que solo puedes estar de acuerdo o en desacuerdo con ellos. Es obvio que si no estás de acuerdo no puedes proceder a comprar el seguro.  Es tu responsabilidad conocer los términos y condiciones del contrato de seguro.

Otras declaraciones que puedes encontrar en los términos y condiciones están relacionadas con la información médica que debes proporcionar; el hecho de que debes estar consciente de que hay exclusiones que aplican; confirmar que te encuentras en buena salud al momento de la compra y otras más.

Las definiciones – Son clave para entender los beneficios, condiciones y exclusiones. Cada vez que se ve una palabra en cursiva en el texto de las Condiciones Generales, significa que hay una definición especial para esa palabra en particular.

Palabras como «emergencia», «agudo» o «médico», entre otras, son definidas por la compañía de seguros de una manera muy específica que podría no ser en absoluto lo que tienes en mente.

 

¡Saber más! Si una palabra ha sido definida específicamente en las Condiciones Generales, es esa definición y ninguna otra la que cuenta; no la tuya, no la de tu médico.

Detrás de un buen seguro hay un buen agente

Menú